Viajes

Marrakech, exotismo puro

8 Abril, 2015

¡Hola a todos! Hoy es miércoles y como todos los miércoles toca nuevo post. Acabamos de llegar de Semana Santa. Seguro que muchos de vosotros habéis aprovechado para hacer algún viaje pendiente y muchos otros habréis optado por quedaros en la ciudad y disfrutar de la tranquilidad de estos días. Si echáis de menos vuestras vacaciones de Semana Santa, os propongo un plan: escaparnos juntos durante unos minutos a Marrakech y Essaouira.

Hacía tiempo que me apetecía viajar a Marruecos y el destino lo tenía claro, quería ir a Marrakech y empaparme de toda la cultura, colores y experiencias que ofrece la ciudad. Aunque también visité la zona costera de Essaouira. Pero vamos a ir por partes. Os voy a ir contando paso a paso la ruta que hice durante mis 5 días de estancia. También os recomendaré lugares para comer, precios y rincones escondidos que merece la pena explorar para hacer del viaje una experiencia inolvidable.

Cuando viajo no me gusta parecer la típica ‘guiri’. Busco alternativas para huir de los lugares donde se concentran la mayoría de turistas, aunque a veces resulta inevitable, casi siempre lo consigo. Estuve hospedada en un Riad poco conocido. A unos 15 minutos de la Plaza Jemaa el Fna y muy familiar. Sólo 4 habitaciones y regentado por una pareja muy agradable. Nada más aterrizar empecé a caminar sin rumbo fijo por la ciudad. Disfruté del Zoco como una niña con zapatos nuevos. Hay que dejarse llevar, perderse por las callejuelas que parecen iguales unas de las otras, dejarse engatusar por los vendedores, disfrutar de cada rincón, regatear como si de un juego se tratara (a mí me encanta, lo debo llevar en los genes catalanes) y sobre todo, tener mucha paciencia. En la parte central del Zoco te encuentras la ‘Place Rabba Kédim’ y varios cafés con terrazas para descansar tomándote un té a la menta o un cous cous, mientras contemplas Marrakech desde una perspectiva que no tiene precio.

Vistas desde un café en la Place Rabba Kédim

Callejeando por Marrakech

Vistas desde ´Café Des Épices´Place Rabba Kédim

 

En mi segundo día, visité el barrio judío y la Mellah, la Madraza Ben Yusuf y el Palacio de la Bahia. Y después de tanto recorrido, por la tarde tocó un premio para el cuerpo. Un hammam. Yo escogí el Hammam Ziani por varios motivos. Actualmente es algo más turístico que hace unos años, pero conserva la esencia de los Hammam tradicionales. No es mixto, separan a hombres y mujeres, el precio es económico si lo negocias bien (menos de 15€ por persona). Incluye una exfoliación corporal, baño de vapor, masaje y ropa de baño. Leí muchos comentarios donde decían que no era muy higiénico pero a mí no me lo pareció. Es muy curioso y os aseguro que es una experiencia distinta y muy divertida.

Madraza Ben Yusuf

Madraza Ben Yusuf

Jardines del Palacio de la Bahia

Exterior del Hammam Ziani

Barrio judío

 

Y al tercer día le tocó el turno a Essaouira. Zona costera a unas 3 horas de Marrakech. Tuvimos un pequeño percance a mitad de camino. Un niño que estaba pastoreando cabras lanzó una pierda a nuestro autobús y casi tenemos un accidente. Afortunadamente no pasó nada grave, sólo que se rompió la ventana y que nos llevamos un buen susto. Por un momento parecía que estábamos en ´Babel´. En las fotos podréis ver cómo quedó la ventana. Pero volvamos a Essaouira, que desde mi punto de vista merece la pena porque tiene un rollo muy surfer y moderno. Me recordó a Tarifa. Calles blancas y puertas azules, precioso. Eso sí, dos cosas a tener en cuenta: mucho viento y no se regatea, los precios son fijos. Excepto en el puerto, donde puedes disfrutar de una mariscada a un precio muy bajo. Yo comí por menos de 8€.

Así quedó la ventana del autobús

Al fondo, el niño que nos lanzó la piedra

Puerto de Essaouira con mi amigo Amada

Essaouira

Callejuelas de Essaouira

Essaouira

El viaje llegó a su punto y final. Y los últimos días los dediqué a pasearme por la Koutoubia y sus jardines y la Plaza Jemaa el Fna tanto de día como de noche. La plaza cambia por completo. Y por la noche se convierte en un mercado nocturno donde el espectáculo está garantizado. Cena al aire libre a precios muy económicos, rodeado de adivinos y encantadores de serpientes. Una verdadera maravilla. Para cenar aconsejo el puesto de bocadillos con huevo duro. Suena raro, pero os aseguro que es delicioso. Cenas por menos de 1€ por persona. También os recomiendo disfrutar del atardecer desde la Plaza. Aquí os dejo un time lapse de la puesta de sol que viví desde el ´Café de France’. Y ya para acabar, creo que la visita a ‘La Mamounia’ para tomarse un té o pasear por sus jardines es casi obligada. Eso sí, hay que ir bien vestido y con la cartera preparada para pagar unos 6€ por un té o 12€ por una cerveza. Es lo que tienen los hoteles de lujo.

Es increíble que tan sólo a una hora y media de avión desde Madrid te encuentres un choque cultural tan fuerte. Yo me quedo con la sonrisa en la cara y la amabilidad de todos sus habitantes, tenemos que aprender de ellos en ese sentido. Su felicidad en el rostro se contagia y eso hace de este viaje una experiencia que no olvidaré jamás. Y hasta aquí mi post de hoy, espero que hayáis disfrutado del camino de baldosas amarillas. Si tenéis dudas o preguntas, aquí estoy para resolverlas, contestaré lo antes posible, prometido.

Besos. MM.

Plaza Jemaa El Fna durante el día

La Koutubia

En los jardines de la Mamounia

Hasta siempre Marrakech

You Might Also Like

6 Comentario

  • Respuesta Mar 8 Abril, 2015 at 19:42

    Has hecho que me enamore de Marrakech paseando de tu mano por esas baldosas amarillas de ese país.
    Es un viaje con encanto.

    • Respuesta Marta Márquez 8 Abril, 2015 at 20:32

      Gracias por seguir el camino Mar. Marrakech enamora. Besos.

  • Respuesta Flako Lopez 9 Abril, 2015 at 10:22

    Como te lo montas y que bien te lo pasas. Lo mejor de tus posts es el optimismo que transmites, y de eso hace mucha falta. Gran viaje, y nadie mejor que tu …para contarlo!

    • Respuesta Marta Márquez 10 Abril, 2015 at 11:47

      Qué alegría leer tu comentario! Muchísimas gracias. Espero que los siguientes posts te sigan transmitiendo ese optimismo del que hablas, haré todo lo posible. Besos.

  • Respuesta Nuria 11 Abril, 2015 at 13:30

    Nos ha encantado tu relato de Marrakech y Essaouira y preciosas fotografías. Una lástima lo de la piedra. Por cierto como hiciste para conseguir hacerte las fotos sin que aparezca más gente. Esta Semana Santa Marrakech hablaba español. Un saludo de Nuria http://www.viajesmarrakech.com

    • Respuesta Marta Márquez 13 Abril, 2015 at 14:01

      Muchas gracias Nuria. Afortunadamente lo de la piedra se quedó sólo en una anécdota. Lo de las fotos se debe a que viajé en febrero, temporada baja. Y aunque había mucho turismo, es más sencillo hacerte fotos sola sin que aparezca más gente. Gracias por seguir mi blog. Un placer.

    Deja un comentario